mode_edit
LUNES 18 DE DICIEMBRE DEL 2017 | 00:00:00

7 lecciones de vida que aprender al trabajar como conserje por un año

Fecha Publicación: 26/05/2017

La mayoría de los jóvenes universitarios cuando necesitan dinero extra consiguen trabajo como meseros, cocineros, lavaplatos o vendedores.

Precisamente, en un artículo en el portal Business Insider, se cuenta el caso de Natalie Walters, quien en su segundo año en la universidad consiguió un trabajo de medio tiempo como conserje

“Solo ganaba 6.25 dólares por hora y no era glamoroso, pero ha sido una de las mejores experiencias de vida que he tenido hasta la fecha. ¿Por qué? Aprendí algunas lecciones muy valiosas que se han quedado conmigo desde entonces”, asegura Walters.

Y como se señala en un artículo en el portal Business Insider, te ofrecemos algunas de sus lecciones más destacadas:

TE PUEDE INTERESAR:  5 lecciones valiosas que aprendí de mi padre

1. Generalmente, las personas están ensimismadas

Mucha gente no piensa en la manera en la que sus acciones -incluso las aparentemente insignificantes- afectan a los demás. Como lo señala Walters, cuando la gente va al baño, no está pensando en colocar bien los desperdicios o recoger la toalla de papel del piso, sino que están pensando en terminar con su asunto lo más rápido posible para salir y continuar con su vida.

“Cuando empecé a trabajar como conserje, este tipo de ensimismamiento me molestó -me sacó de quicio. Pero finalmente lo acepté porque sé que nos suceden muchas cosas en nuestras vidas y todos somos culpables de estar un poco absortos. Además, era mi trabajo limpiar el desorden de otras personas. Eso es en lo que me metí y me pagaban por hacerlo“, señala.

2. El hecho de que alguien sea tu jefe no quiere decir que sea el más adecuado

Nadie es perfecto. Los gerentes son humanos y tienen fallas y dudas al igual que todos los demás. Sin embargo, algunos jefes realmente no están hechos para ser líderes.

Esta situación le afectó mucho cuando se dio cuenta de que algunos de los “jefes de limpieza” se expresaban mal de otros colegas con los empleados. “No podía creer que se rebajaran a ese nivel de falta de profesionalidad -pero he aprendido una buena lección: Nunca debes poner a tu jefe en un pedestal. Me di cuenta de que solo porque alguien obtiene un cargo directivo no significa que de hecho lo merezca”, asegura la joven universitaria.

3. La gente en todas las área de trabajo “abusan del poder”

Debido a que estaba un poco avergonzada de tener que usar un uniforme de portero de color naranja brillante en los primeros días de su empleo, a Walters le sorprendió la carrera competitiva por alcanzar cargos directivos. Hasta que entendió la frase “abusar del poder” o ese fenómeno en el que las personas en los puestos más altos le hacen la vida difícil a sus subordinados. “ Y aprendí que no se puede hacer nada si alguien abusa del poder, sólo tienes que aceptarlo y elegir tus batallas sabiamente”, asevera.

4. Nunca te avergüences de un trabajo

Y como se señaló anteriormente de estar un poco avergonzada de usar el uniforme de conserje los primeros días en el trabajo. Sin embargo, rápidamente aprendió a no avergonzarse de su título “conserje”. Y es que es un trabajo requiere de una gran cantidad de trabajo manual y gran esfuerzo, y que son admirables… no vergonzosos. “Así que mantén una mente abierta y nunca juzgues un libro por su cubierta. Y si alguien se burla de ti por un trabajo, no vale tu tiempo en reprocharlo”. señala.

5. La gente se incomoda cuando sabe que se tiene un trabajo de bajo nivel

Así como decirle a alguien que estás desempleado o que no tienes pareja puede hacerlos sentir incómodos, lo mismo puede suceder al decirle que se trabaja como conserje.  Así que cuando le dices a alguien que trabajas como conserje, no siempre se sabe cuál es la respuesta correcta. No pueden decir: “¡Genial! ¡Eso es estupendo!” porque va a parecer sarcástico.“Trabajar bajo esta situación se tiene sus altibajos, pero en general me gusta y me ha enseñado algunas buenas lecciones de no avergonzarse del mismo y de ser honesto con la gente”, asegura Walters.

6. Se valora los 6.25 dólares por hora al limpiar baños

“Recuerdo que tenía 15 años cuando mi abuela ocasionalmente me daba 5 ó 10 dólares, y aunque me gustaba el generoso regalo, por lo general lo metía en mi cartera o lo gastaba en helado o en una entrada de cine. Realmente no valoraba esa aparentemente pequeña cantidad de dinero“, recuerda Walters. Sin embargo, una vez que se puso a limpiar baños, trapear pisos y recoger la basura durante una hora para ganar 6,25 dólares, realmente se aprende a valorar el dinero, cualquier cantidad.

7. No importa de estar encargado, siempre dar todo

Esta lección es un poco un cliché, pero es cierto. Ya sea que se esté limpiando inodoros o dirigiendo una empresa, siempre se debe hacer el mejor esfuerzo para desarrollar una buena ética de trabajo que ayudará a alcanzar los objetivos de carrera y a ganar buenas recomendaciones del jefe. Además, cuando se trabaja duro, se gana confianza en uno mismo y en las propias habilidades. Y eso es algo que todo el mundo quiere.

Noticias Relacionadas